Carnéades el escéptico llega a Roma

Alrededor del año 155 a.C., Atenas envió a Roma a sus 3 filósofos más famosos como embajadores, el objetivo de esta embajada era solicitar un favor político al Senado romano, se había impuesto una multa a los ciudadanos de Atenas por la destrucción y el saqueo de la ciudad de Oropo (una ciudad cercana a Atenas) y querían convencer a Roma de lo injusta que era esa multa. Uno de estos tres embajadores era el filósofo Carnéades de Cirene, director de la Nueva Academia que era la sucesora de la fundada por Platón tres siglos antes. Esta escuela filosófica se había convertido en un semillero de escepticismo en el mundo antiguo.

Carnéades aprovechó la visita par dar una serie de conferencias, en realidad ese era su objetivo principal. Los jóvenes romanos, ansiosos de imitar los modales y de adquirir cultura griega se congregaron para oírle, en su primera conferencia Carnéades ofreció una brillante argumentación de la justicia basada en los conceptos de Platón y Aristóteles y como su aplicación debería ser la principal motivación del hombre, los jóvenes romanos quedaron cautivados, la conferencia fue edificante, elocuente y enérgica, aunque solo era parte de lo que se proponía Carnéades.

Durante la segunda conferencia Carnéades estableció la llamada “doctrina de la incertidumbre del conocimiento” hablando de la forma más elocuente a su público. ¿Cómo? se contradijo y se refutó a sí mismo con argumentos convincentes, Los jóvenes romanos le escucharon hablar de la injusticia fomentada a la hora de buscar la justicia, de nuestros comportamientos injustos sobre los débiles, el discurso agradó a la juventud que le escuchaba y finalmente se persuadió de que la justicia debería ser la última de las motivaciones del hombre. En el fondo Carnéades no quería convencer a nadie de la injusticia, solo pretendía demostrar que toda conclusión dialéctica carece de garantía.

La mala noticia para Carnéades y sus ideas es que Catón el viejo (el censor) estaba también entre la audiencia, ya era bastante mayor, y era una persona muy intolerante. Catón representaba el austero, firme y brutal carácter que Roma demostraba ante sus enemigos, siempre vivió de forma muy sencilla y era muy austero, en la administración de sus cargos fue extremadamente honrado y no permitía el soborno, cuando estuvo en el poder reprimió el lujo y los banquetes. Hizo que su esposa amamantara los hijos de los esclavos para que siendo hermanos de leche, amasen a sus hijos. En el trato con los esclavos era cruel y déspota, no soportaba que fueran amigos y siempre los encizañaba entre ellos, cuando cometían una falta grave el mismo los ejecutaba estrangulándolos. Catón era brutal, rígido y tradicional, odiaba que los jóvenes estudiaran griego o imitaran su cultura, temía que la juventud de Roma deseosa de esa elocuencia de Carnéades y de otros filósofos abandonara el honor y la gloria que promovía la cultura militar romana, reunió al Senado y lo convenció para que expulsaran a los tres embajadores y los jóvenes no tuvieran más ideas que no fueran las de obedecer las leyes y al Senado. Un buen romano debía ser imperialista, insensible, obediente y puritano, los filósofos como Carnéades podían abrir una brecha ideológica en la población.

Parece ser que finalmente la embajada cumplió su objetivo y la multa fue rebajada.

Carnéades no era el primer escéptico de la época clásica, pero este incidente es el más famoso de esta escuela filosófica, no sólo era un escéptico, era un dialéctico, una persona que nunca se comprometía con ninguna de las premisas que utilizaba para argumentar ni con ninguna de las conclusiones que extraía de dichas premisas. Para muchos fue un inmoral y un oportunista, para sus seguidores su vida fue un enfrentamiento continuo contra la idea de una única verdad.

El escepticismo ha evolucionado a través de la historia en pensadores como el filósofo medieval árabe Al-Ghazali, Hume, Kant y Popper. Para mi las ideas de estos filósofos han tenido mucha utilidad y aplicación principalmente en entornos empresariales, donde encontramos esa verdad única en muchas partes.

La primera enseñanza de los escépticos era que nada puede aceptarse con certeza, se pueden alcanzar conclusiones con diferentes grados de probabilidad, y de esta manera obtener una una guía par la conducta, un escéptico es un probabilista.

Una enseñanza secundaria que nos puede enseñar esta historia es que las ideas y la verdad pueden retorcerse hasta que consigamos nuestros objetivos, no ocurre así con una pieza de torno o con la instalación de una ventana, el trabajo manual tiene menos flexibilidad para hacer encajar lo que queramos. Siempre podemos crear una historia plausible para explicar un hecho y los escépticos enseñan a ser indiferentes a este tipo de historias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.