Cuando ofendemos

Ofendemos con facilidad, es muy fácil que alguien diga o haga algo que le haga sentir mal y se sienta ofendido, una opinión, una expresión o un acto ingenuo bastan para que salte la chispa.

El filósofo John Stuart Mill decía que el último fin que autoriza el ejercicio de poder sobre cualquier miembro de una sociedad civilizada contra su voluntad es evitar que se haga daño a los demás.

 

El Gran Dictador

Pero una ofensa no es un daño que se hace a los demás. Si alguien o algo ofende a una persona, es decir, le insulta, de un modo u otro la persona ofendida es cómplice del insulto. ¿por qué? pues porque se lo ha tomado como una ofensa, puedes permanecer pasivo y resultar herido por algo como un golpe físico, eso es daño, pero tomar parte activa al ofenderse por algo como una imagen o una frase puesta en una red social no lo es. Y no solo eso, también hemos perdido el viejo civismo ante la disculpa:

  • “Lo siento, no pretendía ofender”
  • “Oh, No se apure, no lo he tomado a mal”

Este tipo de respuestas han quedado obsoletas gracias a una cultura que descuida el pensamiento crítico y permite que la ofensa se confunda con el daño.

Las personas se ofenden, luego acusan a los demás de hacerles daño, y el sistema recompensa a los ofendidos y les respalda con políticas que restringen las libertades individuales. Hemos llegado a un punto donde debemos andar con pies de plomo, guardar nuestras palabras y tener mucho cuidado al escogerlas o alguien (persona o institución nos lo hará pagar)

Las personas que buscan motivos para ofenderse siempre los hallarán, da igual lo que digas o hagas, pero son esas personas las que tienen un problema, y su problema es que necesitan ofenderse.

Puedes provocar a alguien sin darte cuenta ni tener intención de hacerlo. Puedes ser un responsable causal de la ofensa, no nos damos cuenta de que satisfacemos las necesidades de los ofendidos.

Si algo no tiene sentido, dilo y dilo alto. Puede que te dañe un poco en el corto plazo, pero al pasar el tiempo, la gente que necesite confiar en ti, confiará.

Un comentario en “Cuando ofendemos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.