Delegar o ser un imbécil

Delegar es de sabios

Todo el mundo estará de acuerdo conmigo en esto:

Si pones vallas alrededor de las personas, tienes ovejas.

Da a las personas el espacio que necesitan.

– Willian McKnight

Un líder debe delegar responsabilidades y propiciar que la gente utilice su iniciativa, para ello, debemos ser muy pacientes y tolerantes, si delegamos autoridad y responsabilidad en personas que son buenas realizando su trabajo, el trabajo se realizará a su manera, que no tiene que coincidir con la forma que nosotros tengamos de actuar en esa misma situación.

Todos somos falibles, y las personas en las que deleguemos cometerán errores, pero si esas personas tienen el conocimiento y la capacidad necesaria y suelen hacer las cosas correctamente, los errores que cometan no serán serios a largo plazo, y por supuesto esos errores afectarán al trabajo mucho menos que los errores cometidos cuando uno no proporciona a sus subordinados la autoridad necesaria y les dice continuamente como tienen que realizar tu trabajo y cumplir con sus tareas.

Las críticas que realizamos cuando tenemos a cargo a personas siempre son destructivas cuando se cometen errores, si no tenemos mucho cuidado matamos la iniciativa y desincentivamos a las personas a nuestro cargo.

Es esencial tener a nuestro lado gente con iniciativa para poder sobrevivir.

Es fácil estar de acuerdo con todo lo expuesto, y casi todo el mundo dirá que es lo que hay que hacer, pero no lo hacemos, a la hora de la verdad, muchos nos comportamos como verdaderos imbéciles, o sufrimos a algún imbécil, lo cual es mejor que serlo, la historia está llena de este tipo de tontos que todo lo quieren controlar y acaban arruinando a su equipo por una falta de moral y de principios, por no reflexionar en la diferencia que como seres humanos hacemos entre nuestro razonamiento y nuestros actos,  en no hacer nada por acortar esa diferencia.

El imbécil de Kasserine

El general Eisenhower, fue un gran líder, de esos que saben delegar, era parte de su éxito pues un hombre solo no puede gestionar todo lo que estaba bajo su mando, durante la operación Antorcha de la Segunda Guerra Mundial, uno de sus subordinados: el general de división Fredendall, de carácter fuerte, enérgico e irascible, no poseía la misma virtud sobre delegar tareas y autoridad que si caracterizaban a IKE, como se conocía a Eisenhower entre las tropas. Fredendall quería tener un control táctico directo de sus unidades, así que se pasaba por el forro a sus subordinados directos, los comandantes de división, saltándose la cadena de mando para tratar directamente con los coroneles al mando de las tropas. Personalmente, y hablo desde mi propia experiencia, no conozco nada que anule más la iniciativa y provoque más desidia en una persona que el que se salten una cadena de mando, ya sea en una empresa, en el ejército el deporte o dentro de una familia. Pero volviendo a Fredendall y sus escasas dotes de mando su puesto fue atacado por el ejército alemán de Rommel que estaba en retirada tras la derrota del Alamein, las tropas americanas, que no se habían preparado adecuadamente gracias a las continuas interferencias en el mando de su general se retiraron en desorden, Rommel apenas perdió media docena de tanques mientras el II ejército estadounidense las pasaba canutas.

Tener el pecho hinchado y una pose de líder porque se segrega mucha serotonina no nos convierte en seres más inteligentes.

De no ser un imbécil

Hay una gran diferencia entre lo que uno piensa y lo que hace, en un entorno somos racionales, mientras que bajo otro entorno distinto somos los primeros en engañarnos y justificar lo contrario a lo que pensaríamos racionalmente. Solo ejercitamos el pensamiento crítico bajo ciertos dominios, nos lavamos el cerebro a nosotros mismos con demasiada facilidad.

Así que si sufres a un imbécil, paciencia y tolerancia, y si eres tú el imbécil, o lo sospechas, reflexiona, te va a ayudar más que asistir a un seminario de liderazgo.

2 opiniones en “Delegar o ser un imbécil”

  1. Bueno, usted pone un ejemplo de ese general de división, pero sólo con un ejemplo tal vez no sea suficiente para demostrar que delegar es la opción más deseable. Además ¿cuántos factores pueden influir en el exito de una decisión? Tal vez el general Fredendall, por su carácter, no era el líder más adecuado para adoptar ese modo de proceder. Y, si él se encontraba bajo el mando de Eisenhower, tampoco se puede eximir a éste de su responsabilidad por tenerle en ese puesto.
    Por otro lado ¿qué me dice de los llamados “golpes de mano” (Auftragstaktik) que utilizaban algunos oficiales en la 2ª GM? El éxito dependía del factor sorpresa y de la inmediatez en la toma de decisiones, asumiendo responsabilidades y saltándose la cadena de mando.

    1. Creo entender que en el fondo estamos hablando de lo mismo, culpa mía por no haber explicado más en detalle la incapacidad de Fredendall en el arte de delegar, sus subalternos estaban hartos de él, todo pasaba su ojo escrutador y no podían hacer nada sin su consentimiento, IKE si delegó en él, a veces las apuestas salen mal. La Auftragstaktik es para mi el ejemplo perfecto de delegación en el personal y en los mandos inferiores, en el ejército alemán se entregaban las órdenes operacionales marcando los objetivos, no la forma de conseguirlos, pues los mandos tácticos debían explotar el punto de menor resistencia, algo que solo lo puede saber quién está haciendo el trabajo, cuántas veces nos hemos encontrado con un jefe que te dice cómo tienes que hacer esto o aquello, a mi es algo que me supera y desagrada. Fredendall habría sido incapaz de aplicar una Auftragstaktik, pues equivaldría a haber delegado en sus subalternos para conseguir los objetivos tácticos, mientras que un general como Guderian o Montgomery se apoyaban intensamente y otorgaban gran independencia a todos sus subalternos a la hora de trabajar, eran profesionales, sabían lo que tenían que hacer.

      Espero haberme explicado bien esta vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.