El sobrevalorado hábito de la programación en el calendario

Lo último de lo último es organizar tu productividad mediante la programación en un calendario renegando de las listas de tareas. Me he hartado de leer artículos en blogs dedicados al tema durante los últimos meses. Durante años he sufrido este tipo de planificaciones estrictas, sobre el papel funcionan muy bien, siempre y cuando puedas anticipar cada vuelta de tuerca que te tiene preparado el destino y que el resto de personas que hay a tu alrededor sepan y respeten lo importante de esa programación. Lamentablemente no funciona, nunca he visto que el calendario de planificación dure un día completo sin revisar, lo normal es que no sobreviva a la mañana, y es que el calendario intenta mapear un terreno que se va moviendo y que suele ser poco predecible. Lo mejor es programar tu calendario con una alta flexibilidad en mente. La programación fija trae enormes desventajas, si algo se va al garete hay que revisar y reorganizar todo alrededor del hueco o el sobretiempo que conlleve. Organizar y planificar tu vida se puede convertir en una tediosa tarea que incluso puede llegar a ser absurda a menos que seas un dentista, un peluquero o una máquina en producción. Para todos los que no tienen ese tipo de jornada laboral es mejor dar un paso atrás y dejar de intentar maximizar minuto a minuto dónde vamos a estar en cada determinado momento. Creemos que ser inflexibles y atenernos a una programación es productivo cuando deberiamos ser mas variables en el orden de las tareas. Muchas veces no podemos controlar el tiempo que nos va a llevar cada cosa.

 

2016-12-01-16-48-58

También tenemos la planificación a largo plazo, no solo en calendarios, también en las listas de tareas, y aquí hay dos malas noticias, la primera es que al planificar algo que queremos hacer en un futuro lejano descuidamos el presente, que al final es donde nos encontramos,  y la segunda que no podemos predecir el futuro, es más, se nos da bastante mal. Cuanto más aplacemos una tarea en el futuro más probable es que no la cumplamos, y si hablamos de montar una estrategia personal a largo plazo como recomiendan muchos de los gurús de la productividad es absurdo. nos engañamos pensando que las decisiones que tomamos ahora puedan afectarnos dentro de cinco años. Planifica temprano y planificarás dos veces, siempre ocurrirán cosas a tu alrededor que no dependen de ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.