Epicuro y el hedonismo racional

Epicuro nació en el año 341 AC en la isla de Samos, en el Egeo, lugar natal también de Pitágoras. Después de su paso por el ejército Ateniense se dedicó a estudiar y enseñar filosofía. También sufrió el exilio como muchos de los filósofos de aquella época y su filosofía nació a la vez que la escuela estoica, es más, fueron escuelas opuestas y rivales. Por aquel entonces las Ciudades-estado Griegas eran presionadas política y militarmente por el reino de Macedonia. Epicuro abogaba por una retirada filosófica de la sociedad y no por el enfrentamiento con el enemigo, para Epicuro vivir retirado sin llamar la atención apartado de la sociedad era alcanzar la mayor de las purezas. Por lo que el y un grupo de amigos compraron una casa en las afueras de Atenas, entre los olivares, junto a un río, y fundó una comuna filosófica a la que llamaron “el Jardín” en la entrada había un cartel que decía: “Huésped, aquí estarás bien, aquí el bien supremo es el placer”.

Epicuro enseñaba que el placer era el principio y el fin de una vida feliz, no existen el bien y el mal absolutos, sólo actos que conducen al placer y otros que conducen al dolor.

La propuesta de Epicuro era, y es, extremadamente escandalosa, él defendía que solo estamos unos años aquí, antes de desaparecer, durante nuestra estancia no tenemos que hacer nada, no tenemos que agradar a nadie, ni tenemos que seguir ningún mandamiento. En vez de buscar motivos para no estar contentos podemos optar por el simple disfrute, y elegir ser felices.

El resto de las escuelas filosóficas y creencias religiosas se les echó encima, sin miedo a un castigo divino, ¿Que impediría a las masas que disfruten como les dé la gana?

Esta es la razón principal por la que a Epicuro y su escuela han sido calumniado por multitud de instituciones hasta tiempos muy recientes, se decía de ellos todo tipo de barbaridades relacionadas con el gozo y el placer: Orgías, festines, fiestas…

Leyendo a Epicuro es difícil pensar en que el disfrutara con ese tipo de placeres, fue una persona caracterizada por su austeridad y racionalidad, no tenía casi pertenencias y comía a base de aceitunas y pan.

Para Epicuro el placer no era alimentar nuestro hedonismo salvaje, sentir placer debe servir para evitar los dolores del cuerpo y alma, “ni los banquetes, ni los festejos ni gozar con jovencitos y mujeres nos hacen la vida agradable”, decía, “sino el juicio severo de lo que deseamos y de lo que sentimos aversión y saber guiar nuestras opiniones lejos de aquellas que llenan el alma de inquietud”.

Sus sucesores Romanos si se dieron a las fiestas, al vino, a las bailarinas y hacer banquetes todos los días 20 de cada mes en su honor. Pero en lo que respecta a la escuela original sus placeres eran bastante más espirituales.

El Epicureismo, al igual que el estoicismo y el budismo cree en la idea de la filosofía como forma de vida y terapia de los males que sufrimos durante nuestra vida.

También apoyaban la reflexión e introspección, el “conócete a ti mismo”. Las personas debemos meditar sobre las cosas que nos proporcionan felicidad y reflexionar, pues a veces buscamos el placer donde no debemos, tomamos decisiones erróneas que nos crean una agitación emocional, para los epicúreos debemos ser hedonistas racionales, pues ningún placer es malo en sí mismo, pero lo que hay que hacer para obtener ciertos placeres causa mayor cantidad de quebraderos de cabeza que de placeres.

Debemos pues rechazar todos los placeres que nos crean problemas emocionales y que perturban nuestra tranquilidad.

Epicuro pensaba que cuanto menos numerosos y más sencillos sean tus deseos, mas fácil te será cumplirlos, menos tendrás que trabajar y de más tiempo dispondrás para estar con los amigos.

Para Epicuro la amistad era el centro de una buena vida.

Esta filosofía es también la base del Utilitarismo, una forma de epicureísmo moderna que lamentablemente para mi ha desembocado en el Hedonismo ilustrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.