El hedonismo ilustrado y el consumismo

En la sociedad occidental poca gente tiene una filosofía personal, una filosofía de vida, unas reglas personales que seguir para cumplir nuestro fin y encontrar fundamento a nuestra vida. La mayoría de nosotros sigue lo que algunos denominan como filosofía oficial del sistema capitalista: El hedonismo ilustrado.

Cuadro de jose luis lopez galvan
Cuadro de Jose Luis Lopez Galvan

El objetivo del hedonismo ilustrado es obtener placer viviendo acorde a las normas dictadas por la sociedad, se le denomina ilustrado porque ese placer debe ser controlado, tomar drogas o maltratar personas por simple diversión se sale de los límites establecidos por la sociedad, el hedonista ilustrado debe saber que ciertos placeres traen consigo consecuencias negativas. El otro hedonismo, el vulgar y no ilustrado, busca satisfacer los deseos de inmediato, como en el dicho “Primero mis dientes, luego mis parientes”.

Este tipo de filosofía de vida se fomenta debido a que vivimos en una sociedad capitalista y de consumo, un orden social que alienta la compra de bienes y servicios cada vez en mayores cantidades. Pagamos el estilo de vida de los que controlan la producción a cambio de rellenar nuestras vidas vacías con cierta apariencia de significado.

Uno de los problemas que hay con esta filosofía se encuentra en la propia definición de lo que es una sociedad de consumo, una sociedad en la que se estimula a las personas a que compren y consuman bienes, aunque no sean necesarios. Lo cual no es muy alentador como objetivo en la vida.

Durante la mayor parte de mi vida he seguido esta filosofía “oficial” de hedonismo ilustrado sin ser muy consciente de que lo hacía, sin un objetivo claro en la vida formé parte de este movimiento oficial al no saber elegir ni escoger. Idealmente un hedonista ilustrado busca el placer en objetos y actividades, es un explorador, un aventurero cuyo objetivo no solo es asegurar la propia satisfacción, sino potenciarla, mejorarla y elevarla, maximizando el placer experimentado. El hedonista ilustrado quiere convertirse en un Connoisseur, pero sin caer en la indolencia (La procrastinación, esa que algunos tildan de enfermedad) y el éxtasis. Un hedonista ilustrado quiere pasarlo bien, obtener placer de las cosas que le rodean y los méritos que obtiene, el placer como fin y fundamento en la vida, todo esto se puede resumir en una frase, disfruta la vida, carpe diem.

El objetivo de esta vida es coleccionar cosas o conseguir fama, respeto o admiración, un buen trabajo, familia, se nos motiva para trabajar duro, tienes que ganar un ascenso y mucho dinero para gastarlo en cosas que te crearán la ilusión de ser una persona completa y feliz al menos durante un rato.

El problema principal es que el hedonismo ilustrado es una utopía, La razón se debe a que los humanos nos adaptamos rápidamente al placer y al lujo y enseguida quedamos insatisfechos, a este proceso se le denomina adaptación hedónica.

La adaptación hedónica es un concepto muy simple, no importa cuánta riqueza y fama obtengamos, pasado un tiempo volvemos a nuestro nivel base de felicidad interna. Así que nos pasamos la vida comprando continuamente bienes y servicios porque enseguida terminamos saciados, pasado un tiempo puede que compres lo que compres nada te satisfaga y te haga feliz como ocurre con los adictos de larga duración.

Cuando llegas a esta conclusión, o la descubres, queda preguntarse si hay un modo mejor de vivir tu vida en esta sociedad.

2 opiniones en “El hedonismo ilustrado y el consumismo”

    1. Hola Canales:

      Respuesta corta: He encontrado varias.

      Ya contaré mi aburrida historia más adelante, yo comencé hace 6 años a cambiar el rumbo y poco a poco me he convertido en un “aprendiz de sabio” 🙂

      Filosofías de vida hay varias, tengo otros 2 o 3 artículos sobre este tema, pero me gusta que las anotaciones de los blogs sean cortas y digeribles en 2 o 3 minutos, la filosofía más conocida en la actualidad es el budismo zen, lamentablemente no es una filosofía que encuentre atractiva ni vaya con mi temperamento, entre otras cosas, sentarme a meditar durante horas me parece lo más coñazo del mundo. Como ves es un tema relativo, porque lo que funciona a miles de personas a mi no me funciona. Mi visión de la vida es mas greco-romana.
      El próximo artículo tratará de lo difícil que es dejar de ser hedonista ilustrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.