Heurística

Solemos pensar que sabemos algo y luego nos engañan. Como muy bien puntualizó Donald Rumsfeld: “No sabemos hasta que punto no sabemos”.

Los psicólogos Kahneman y Tversky trazaron el mapa de nuestros pensamientos que forman parte de una dualidad a la que denominaron sistema 1 y sistema 2. Ambos se diferencian muy fácilmente, el sistema 1 es automático, rápido, procesa en paralelo y se presta al error, es lo que habitualmente denominamos intuición y es un sistema opaco porque no sabemos que lo estamos usando. Produce unos atajos llamados heurísticas que nos permiten funcionar con rapidez y eficacia. La pega es que esto atajos nos pueden llevar a errores graves, Debido a ello se generó una escuela dentro de la psicología llamada enfoque heurístico y sesgos cognitivos (heurístico por los atajos y sesgos por los errores)

El sistema 2 es Cognitivo y habitualmente lo llamamos pensamiento, lo usamos al estudiar y requiere esfuerzo utilizarlo, es razonado, lógico, funciona en serie y es progresivo y auto consciente porque podemos seguir los pasos de nuestro razonamiento. Comete menos errores que el sistema 1. Pero es lento y muy perezoso y se deja engañar fácilmente por el sistema 1, es más, la mayor parte de los errores que cometemos son cosa del sistema 1 porque pensamos que estamos usando el sistema 2, reaccionamos a muchas de las cosas que nos pasan sin pensar y luego no realizamos introspecciones (recordemos lo que decía Sócrates: Una vida sin examinar no merece ser vivida), y lo peor es que la principal habilidad del sistema 1 es pasar desapercibido y no ser conscientes de que lo estamos usando en sustitución del sistema 2.

Si quereis saber mas sobre este tema os recomiendo el magnífico libro de Daniel Kahneman Pensar Rápido, Pensar Despacio.

Evidentemente la madre naturaleza hace que usemos el rápido sistema 1 para salir de los lios en que nos vemos metidos; Cuando sentimos un peligro no nos paramos a pensar si ese peligro es real o solo una ilusión, echamos a correr incluso antes de ser conscientes del peligro en sí. En eso el sistema 1 es mucho más eficiente que el sistema 2.

Por lo tanto, muchos de nuestros problemas residen en la incapacidad de utilizar el sistema 2, y además, a veces olvidamos usarlo, utilizamos el sistema 1 y nuestro cerebro nos cuela contra el razonamiento lógico decisiones basadas en las narraciones y en lo sensacional. Nos auto convencemos de nuestra toma de decisiones gracias a historias plausibles que nosotros mismos creamos o nos cuentan.

Para poder luchar contra estas heurísticas cargadas de sesgos (errores) debemos favorecer la experimentación sobre la narración. y el conocimiento práctico sobre las teorías (no me lo cuentes, demuéstrame que funciona).

También podemos generar nuestras propias heurísticas (atajos) a partir de nuestra introspección y razonamiento, de esta forma simplificamos nuestros razonamientos y creamos unas simples reglas sencillas y generales de muy fácil aplicación por el sistema 1, digamos que es una forma de construir hábitos saludables evitando los sesgos.

Lo mejor de estas heurísticas construidas por nosotros mismos es que sabemos que no son perfectas, solo convenientes para nuestro uso, si usamos una heurística sin tener esto en cuenta puede inducirnos a cometer errores graves.

Las filosofías de vida como el budismo o el estoicismo utilizan muchas heurísticas para generar hábitos de conducta que nos permitan cumplir nuestros objetivos. Yo habitualmente las apunto en tarjetas de cartulina escritas a mano y las archivo para tenerlas siempre a mi disposición, las uso para todo: Trabajo, familia, aficiones y acaban siendo muy útiles pues impide que cometa errores en mis razonamientos, como se que estas heurísticas pueden fallar o simplemente caducar debido a cambios en mis razonamientos pueden revisarse o incluso tomar la decisión de no aplicarlas, aunque la verdad, su ventaja está en us aplicación.

Ejemplos sencillos de Heurísticas que aplico en mi vida diaria y tengo escritas en esas tarjetas:

  • No instalar nunca un software en beta.
  • No aceptar ningún tipo de oferta telefónica, venga de quien venga.
  • Dejar de leer cualquier libro que en la introducción hable de la receta del éxito o de doblar ingresos siguiendo los consejos del autor.
  • Si en una reunión se habla de previsiones de futuro, no creer nada. El discurso es falso.
  • Cuidado cuando te cuenten chismes, el desprecio se contagia
  • Ir andando, siempre que se pueda, a mi destino.

Recordar que para que una heurística nos funcione tiene que ser sencilla y concisa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.