La gestión del tiempo y el sobrevalorado hábito del foco

La productividades es un tema que siempre me ha atraído; efectividad, eficiencia, proactivo, son palabras que he escuchado mucho a lo largo de estos años, cursos, lecturas, aplicaciones, blogs, más aplicaciones, nuevas ediciones de un libro, más blogs, mas aplicaciones… La gestión del tiempo es un lecho de Procrustes moderno, se ha convertido en un tema casi religioso y que se imparte de una forma muy artificial. Yo soy una persona de rituales y la gestión del tiempo está llena de ellos, pero los rituales tienen que servir para algo que no sea alimentar mitos y servir de placebo, y es que da igual el consejo o la técnica que sigas, al principio se produce un cambio en la productividad y eficiencia, pero pasado un tiempo sobreviene un retroceso, una reversión a la media, y tu productividad vuelve al estado inicial. Es algo que hemos vivido todos los aficionados a estos sistemas, sale una nueva pieza de software o un nuevo sistema y al utilizarlo se potencia tu productividad, pero poco a poco reviertes a tu situación inicial y lo que se te planteaba como la panacea deja de funcionar, hay que volver a buscar un nuevo sistema o una nueva aplicación que potencie nuestra productividad, al menos durante un rato. Los hábitos tampoco se libran y pasamos de hacer listas de tareas con prioridades a la nueva moda de gestionar todo mediante un calendario (como si usar un calendario para organizarse fuera una novedad), y cuando el calendario deja de funcionar pasamos a otra cosa.

Castañar

En lo que a la gestión del tiempo se refiere hay varios hábitos que sobrevaloramos y en este artículo voy a hablar de el “foco”, algo que está de moda, si quieres ser productivo hay que estar enfocado y mantener hábitos consistentes, la ortodoxia de la gestión del tiempo nos anima a evitar las distracciones y encuentros poco útiles que retrasarán nuestro progreso en la consecución de nuestro objetivo principal, Y aquí me surge una duda ¿qué ocurre si después de enfocarte y ser consistente en tus hábitos productivos durante años en la consecución de tus objetivos descubres que esos objetivos que has escogido son erróneos?

Hay instituciones como los ejércitos de diferentes países que proponen entrenamientos cruzados para ser mucho más creativos y efectivos en las tareas a ejercer, El ejército americano instruye a muchos oficiales en humanidades y en el ejército israelí se proponen cursos de arte moderno para fomentar la creatividad a la resolución de problemas en un conflicto armado. Otra duda que surge cuando uno se enfoca demasiado es ¿Como puedes saber si lo que estás excluyendo de tu vida como pérdidas de tiempo son solo pérdidas de tiempo si las excluyes de tu vida? y esto surge de lo anterior, “perder el tiempo” en hábitos y actividades no productivas pueden hacer que realmente avances por métodos no ortodoxos en una mejor calidad de vida, en mi experiencia de lo que se trata es que entres en el estado que el psicólogo de nombre impronunciable Mihalyi Csiksgentmihalyi denomina fluir, un estado de concentración y gozo total en la tarea que estás realizando en ese momento.

La última duda que me plantea el foco es ¿como es posible que tantas personas de “éxito” tengan un pasado que rebosa inconsistencias, comienzos falsos y cambios en la profesión? nunca olvides que la suerte tiene un gran factor en nuestras vidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.