La prueba de fuego, dueños de nuestro destino

Lanchas Torpederas acercándose al Maddox
By U.S. Navy sailor aboard USS Maddox (DD-731) [Public domain], via Wikimedia Commons
El verano de 1964 fue el inicio de la guerra de Vietnam para los Estados Unidos, el 2 de agosto de ese año el destructor USS Maddox se encontraba de patrulla en el Golfo de Tonkin cuando fue acosado por 3 lanchas torpederas norvietnamitas, el destructor disparó 3 salvas de atención cuando las lanchas se acercaron a menos de 8 km y en ese momento, tras sentirse provocadas por los disparos de advertencia aceleraron a toda velocidad preparando sus torpedos y disparando sus ametralladoras.

USS Maddox

El Maddox, un destructor de la segunda guerra mundial iba armado con cañones de 127mm lo bastante amenazadores para mantener a las lanchas alejadas y que sus torpedos no fueran efectivos, el destructor disparó más de 280 balas de 127mm alguna de las cuales impactó directamente en las lanchas norvietnamitas, pero los torpedos de los atacantes pasaron como muy cerca a 100 metros del destructor, cuando las lanchas regresaban a la costa 15 minutos después de iniciar el primer disparo de advertencia, 4 cazas F-8 Crusader del portaaviones Ticonderoga atacaron a las lanchas que se retiraban. Al mando de uno de ellos iba el Comandante James B. Stockdale, él y sus compañeros atacaron a las 3 lanchas, los cohetes que lanzaron contra ellas fallaron todos, pero los cañones de 20mm de sus aviones dañaron una y hundieron otra.

 

2 noches después Stockdale se encontraba sobrevolando la zona cuando se informó de un nuevo ataque sobre el Maddox y otro destructor que le acompañaba, las pantallas del sonar y el radar se habían vuelto locos debido a un fuerte oleaje y temporal, a diferencia del primer ataque, no había fuerzas norvietnamitas, Stockdale contó: “Tenía el mejor asiento de la casa para ver el espectáculo, nuestros destructores disparaban a fantasmas, no había lanchas torpederas, solo había agua negra y la potencia de fuego norteamericana”. Los informes oficiales fueron diferentes, los destructores habían hundido 2 lanchas torpederas aunque no se encontró ninguna evidencia física del suceso.

A la siguiente mañana, el 5 de agosto de 1964 el presidente Johnson ordenó bombardear blancos norvietnamitas en represalia por los ataque del 4 de agosto. Cuando Stockdale fue levantado durante esa mañana para que dirigiera estos ataques contestó: “Represalias ¿por qué?”

De esta forma, aprovechándose de la mala habilidad y los nervios de los operarios de radar y sonar de un viejo destructor, los Estados Unidos encontraron la excusa para atacar Vietnam del Norte.

James Stockdale

Un año más tarde, en septiembre de 1965 mientras volaba en una misión, James Stockdale se metió en una trampa, su avión, un pequeño A-4 Skyhawk volaba a casi 1000 km por hora a unos 15 metros de altura cuando fue inutilizado por cañones antiaéreos y Stockdale tuvo que saltar. Su paracaídas cayó en una aldea, y durante los 30 segundos que duró esa caída Stockdale tuvo su último pensamiento como hombre libre antes de permanecer en prisión durante siete años y medio, en esos momentos susurró para sí mismo: “Estaré allí abajo al menos 5 años, estoy abandonando el mundo de la tecnología y entrando en el mundo de Epicteto”.

Años antes la marina había enviado a Stockdale a la universidad de Stanford para hacer un master en relaciones internacionales y análisis comparativo del pensamiento marxista. Una vez allí hizo amistad con un profesor de filosofía y se reunían para charlar semanalmente, el último día, este profesor le regaló un librito a Stockdale, El manual de Epicteto, le dijo que a un hombre como el con el oficio de militar le parecería especialmente interesante y que Federico el Grande nunca fue a una campaña sin llevar una copia encima. Stockdale lo leyó, pero aparte de parecerle un texto curioso no encontró nada en el que fuera interesante o útil para su vida diaria y lo aparcó en un rincón de su mente hasta que su A-4 fue derribado y el tuvo que saltar en paracaídas sobre aquella aldea enemiga.

Stockdale fue tomado prisionero nada más caer y llevado a la prisión conocida como el Hanoi Hilton. Durante los siguientes 7 años y medio fue uno de los organizadores de la resistencia organizada de prisioneros, creó y reforzó un sistema de conducta para todos los prisioneros que fueron capturados y torturados, el mismo sufrió tortura asiduamente y quedó lisiado de una pierna por una herida producida durante su captura. Mucho de ese tiempo de cautiverio estuvo encadenado al suelo e incomunicado del resto de presos.

Una de las principales enseñanzas de Epicteto y de la propia naturaleza es que muchas de las cosas con las que nos relacionamos están fuera de nuestro control y por lo tanto no deberiamos preocuparnos de ellas, pero hay una que sí podemos controlar y a la que nadie tiene acceso salvo nosotros mismos, y es que siempre puedes decidir la actitud con la que te enfrentas a las cosas, pueden llevarnos a la ruina, a la cárcel o al paredón, pero nadie puede evitar que lo hagas con la cabeza bien alta o suplicando a todo el que te encuentres, somos dueños de nuestro destino, por lo menos en lo que a nuestra actitud se refiere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.