Una batalla que se evita, no puede perderse

“Hemos sido derrotados en una gran batalla” así se anunció en el foro de Roma la destrucción completa de un ejército de 15.000 Hombres en el lago Trasímeno por parte del ejército Cartaginés durante la segunda guerra púnica.

fabioymarcelo

En Roma se extendió el pánico y la desesperación y se nombró un dictador militar dotado del Imperium Supremo, una situación extremadamente rara y excepcional que otorgaba un gran poder al designado que fue Quinto Fabio Máximo. Lo primero que hizo Fabio fue recuperar la confianza y la normalidad en la propia Roma. Preparó defensas y dos nuevas legiones. Cuando se hizo cargo del ejército en campaña, este era un ejército numeroso para el estándar Romano Pero de una calidad bastante dudosa. Debido a su experiencia Fabio creía en la importancia de mantener el ejército bajo un control estricto y de que tuviera todos los suministros necesarios y adecuados para su mantenimiento. Por muy numeroso que fuera el ejército que Fabio tenía a sus órdenes no suponía ninguna amenaza para las veteranas tropas de Aníbal. Fabio se convirtió en la sombra de Aníbal en sus correrías por la península Itálica manteniéndose a un día o dos de él y utilizando sus conocimientos del terreno para encontrarse siempre en una situación favorable y de altura donde la ventaja de combate de la caballería Cartaginesa fuera anulada. Aníbal nunca intentó atacar a Fabio en un terreno favorable ocupado por los Romanos, aunque si intentó provocarle en varias ocasiones para entrar en combate o hacerle una emboscada. Fabio no cedió y mantuvo su táctica. Esa fue la manera de luchar que él tuvo contra Cartago. El control y la eficiencia de los suministros permitió a Fabio una ventaja en las escaramuzas y emboscadas que realizaba a los Cartagineses cuando estos saqueaban los campos de Italia.

La estrategia de Fabio Basada en la precaución era extremadamente impopular entre la élite Romana. Ocurría como ocurre ahora y como siempre ha ocurrido, glorificamos a los insensatos que están al mando y tienen un golpe de suerte con decisiones temerarias, intervencionistas que creen que es mejor hacer algo que no hacer nada, como si tuvieran una habilidad o una visión especial o fueran genios, pero desechamos a aquellas personas de carácter robusto que buscan sobrevivir sin exponerse al desastre mediante la no-acción.

En el fondo Fabio y Aníbal seguían la misma táctica, eran prudentes y sabían que una batalla que se evita, no puede perderse. Ambos evitaban enfrentarse en posible desventaja.

Finalmente Aníbal cometió un error y Flavio lo Explotó, acampando en un paso que cortaba la comunicación del ejército de Aníbal con sus bases y aliados y que Aníbal quería utilizar. Aníbal usó todo su ingenio y atravesó el paso de noche en una engañifa que ha quedado para la historia y que demuestra la capacidad de sus tropas y su habilidad como comandante. Aníbal era un genio y disponía de un ejército mucho mejor preparado y diestro que el Romano.

Fabio acabó su periodo de dictador muy criticado por su falta de arrojo, pero durante este primer mandato reconstruyó el ejército Romano sin perecer ante el genio militar de Aníbal. La consecuencia de esta destitución fue un desastre para Roma llamado Cannas.

Después del desastre de Cannas, Marco Claudio Marcelo se hizo cargo del ejército Romano con un estilo mucho más atrevido y mucho mas agresivo que Fabio, y aunque atacó de forma muy agresiva, tomaba muchas precauciones. Aníbal fue incapaz de engañarle como había hecho con otros comandantes Romanos.

En este sentido, el estilo de mando cauteloso de Fabio y el más atrevido de Marcelo eran bastante parecidos. Pues ambos sometían a sus ejércitos a un férreo control.

Fabio, que comandaba junto a Marcelo continuó evitando enfrentarse a un ejército en terreno abierto, donde pensaba que no iba a derrotar a su enemigo, pero fue atacando a su enemigo de forma indirecta, con la esperanza de ir debilitándolo de forma gradual.

Debido a sus diferente formas de hacer la guerra a Marcelo y Fabio los acabaron llamando “La espada y el escudo de Roma”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.